Carrito 0

Clase obrera, sindicatos y Estado , ,

Los estudios sobre la clase obrera argentina recuperaron desde principios del nuevo siglo la vitalidad perdida en la década del noventa. La principal causa de este reverdecer debe buscarse en los cambios operados en la dinámica y el contenido de la lucha social luego del violento fin de la convertibilidad, que agudizó el deterioro de las condiciones de vida y reproducción del conjunto de los expropiados de sus condiciones de existencia, entre ellos los asalariados, regenerando las bases para la recuperación de la acumulación de capital. El crecimiento de los niveles de empleo y la gradual disminución de la desocupación, por un lado, y variables de tipo político, ligadas a la necesidad de dotar de consenso a la recomposición de la dominación y la gobernabilidad burguesa, por el otro, permitieron a los trabajadores, en especial a los sindicalizados, retornar al centro de la escena del conflicto de clase. Así, la propia realidad vino a contradecir las conclusiones de aquellos analistas que habían puesto en duda la centralidad de la lucha entre capital y trabajo en la sociedad argentina contemporánea. Clase obrera, sindicatos y Estado (Argentina 1955-2000) es un emergente más de este proceso a veces desordenado y contradictorio, con consecuencias no solo académicas, sino también y muy especialmente, políticas.

 

Descargá un parcial del libro en formato PDF






Suscribirme a Novedades Imago Mundi

$245 ARS

ISBN/ISSN

978-950-793-219-9

Autor(es)

Alejandro Schneider y Pablo Ghigliani (comps.)

Idioma

Español

Páginas

224

Fecha de edición

01/2016

Editorial

Imago Mundi

Medidas

15 x 22 cm

Encuadernación

rústica

Los estudios sobre la clase obrera argentina recuperaron desde principios del nuevo siglo la vitalidad perdida en la década del noventa. La principal causa de este reverdecer debe buscarse en los cambios operados en la dinámica y el contenido de la lucha social luego del violento fin de la convertibilidad, que agudizó el deterioro de las condiciones de vida y reproducción del conjunto de los expropiados de sus condiciones de existencia, entre ellos los asalariados, regenerando las bases para la recuperación de la acumulación de capital. El crecimiento de los niveles de empleo y la gradual disminución de la desocupación, por un lado, y variables de tipo político, ligadas a la necesidad de dotar de consenso a la recomposición de la dominación y la gobernabilidad burguesa, por el otro, permitieron a los trabajadores, en especial a los sindicalizados, retornar al centro de la escena del conflicto de clase. Así, la propia realidad vino a contradecir las conclusiones de aquellos analistas que habían puesto en duda la centralidad de la lucha entre capital y trabajo en la sociedad argentina contemporánea. Clase obrera, sindicatos y Estado (Argentina 1955-2000) es un emergente más de este proceso a veces desordenado y contradictorio, con consecuencias no solo académicas, sino también y muy especialmente, políticas.

Sé el primero en opinar sobre “Clase obrera, sindicatos y Estado”

Estamos realizando ajustes. Nuestra sección de ventas se encuenta en modo demostración para propósitos de prueba — no se deberá cumplir ningún pedido. Descartar